Nadia Ferrari
2017/11/17 · 14:03

El juicio por la muerte de un bebé en México revela una creciente persecución de mujeres que abortan

Dafne McPherson fue declarada culpable de asesinato después de que su bebé muriera durante el parto. Esto es parte de una tendencia creciente a criminalizar a las mujeres en las partes más conservadoras del país.

 

El día en que la vida de Dafne McPherson se desintegró comenzó como cualquier otro: dejó a su hija Lia de siete años en la escuela y luego comenzó su turno en la sección de ropa infantil de los grandes almacenes Liverpool en la ciudad de San Juan del Río, en México Central.

Alrededor de las 5 p.m., sintió un agudo calambre abdominal y habló con la enfermera de la tienda, quien le dijo que no pasaba nada. Pero poco después, en el baño del segundo piso, McPherson entró en trabajo de parto. Ella dice que ni siquiera sabía que estaba embarazada. 

McPherson se encuentra cumpliendo una condena de 16 años de sentencia luego de haber sido condenada por la muerte del bebé, que ella alega fue un caso de aborto espontáneo.

Su caso ganó noterioridad nacional cuando salieron a la luz videos de la corte en los cuales el fiscal describe las presuntas acciones de McPherson como algo que “ni un perro haría”.

Pero activistas dicen que el juicio demuestra una creciente tendencia en que fiscales mexicanos en partes conservadoras de México criminalizan a mujeres que tuvieron abortos espontáneos o complicaciones durante el parto acusándolas de haber inducido intencionalmente el aborto, que sigue siendo ilegal en la mayor parte del país.

 

“Cuando comenzaron a investigar a Dafne, era una investigación sobre aborto, no un caso de homicidio”, dijo Karla Michel Salas, una abogada de derechos humanos con conocimiento sobre el caso de McPherson.

 

La persecución de mujeres que tuvieron abortos espontáneos comenzó después de que la Ciudad de México despenalizara el aborto hace diez años. En respuesta, otros estados introdujeron restricciones a los derechos reproductivos de las mujeres, dice Salas.

 

La mayoría de las mujeres condenadas en casos como este son pobres y sin posibilidades con encontrar un abogado competente que las pueda defender, añade.

 

Oficiales en Querétaro, un estado católico, dicen que el fiscal puede ser sancionado por sus disparatados comentarios sobre McPherson, pero se mantuvieron firmes en el caso.

 

Un nuevo equipo legal llenó una apelación por McPherson. Pero su familia todavía no entiende como su hija, una madre soltera, se transformó en un prioridad tan grande para los fiscales.

 

“¿Por qué hay tanta venganza?”, dijo Edna Veloz, madre de McPherson. “¿Quién gana en esto?”. La familia y el equipo legal de McPherson alegan que el caso fue mal manejado desde el momento en que comenzó a sentir dolores abdominales el 17 de febrero de 2015. 

Los paramédicos encontraron a McPherson inconsciente en el baño, después de haber sufrido una gran pérdida de sangre.

Los fiscales acusan a McPherson de asesinar a su bebé tras tirar la cadena del inodoro en repetidas ocasiones; su abogado, Aureliano Hernández, dijo que el bebé se cayó cuando se desmayó, y los inodoros se descargan automáticamente.

 

McPherson fue llevada al hospital y liberada más tarde esa noche. Pero los investigadores estatales ya estaban construyendo un caso contra ella.

 

Los abogados de McPherson alegan que no se realizó ninguna investigación real. En cambio, dicen que los fiscales buscaron testigos para confirmar una versión preconcebida de los hechos.

 

"[La investigación] estaba enfocada en Dafne como si ella fuera responsable de todo lo que sucedió", dijo Salas.

 

McPherson fue detenida el 2 de septiembre de 2015. Según su familia, su primer abogado cobró una tarifa, pero no hizo nada para construir una defensa. Un segundo abogado fue descalificado en vísperas del juicio porque no se había preparado para el sistema judicial recién implementado en México, que teóricamente establece la presunción de inocencia y los argumentos orales en los tribunales.

Se asignó a un defensor público en el último minuto, pero no llamó a testigos y no presentó pruebas exculpatorias, como un diagnóstico del médico de McPherson de que padece hipotiroidismo. La condición hace que el peso fluctúe y puede haber explicado por qué no se había dado cuenta de que estaba embarazada, argumenta su nuevo equipo legal. 

El abogado del juicio tampoco pudo objetar la comparación del fiscal de McPherson con un perro y no desafió la afirmación infundada del fiscal de que sabía que estaba embarazada e intentó ocultar su condición, dijo Hernández. 

McPherson fue declarada culpable el 16 de julio del año pasado. En una indignidad final, su familia dice que el defensor público les dijo que la sentencia era indulgente y que McPherson sería liberada temprano por buena conducta. 

La prisión no ha sido fácil para McPherson, una mujer tímida que heredó su apellido de un bisabuelo irlandés. No ha visto a su hija desde que fue arrestada, porque la familia siguió el consejo de un psicólogo que le recomendó que no le dijeran a Lia que su madre había sido encarcelada.

"Le decimos que está en el hospital", dijo Veloz. Recientemente, Lia, ahora de nueve años, le contó a su abuela que había soñado que su madre había regresado, dijo Veloz. "Lo único que puedo decirle es que volverá con nosotros pronto", dijo.

 

 

 

Ver enlace: Ver enlace o fuente

  • El juicio por la muerte de un bebé en México revela una creciente persecución de mujeres que abortan
0
Escribir un comentario:
PUBLICAR COMENTARIO
CANCELAR