09/12/2019

Cómo son las posturas a favor y en contra de la venta de Misoprostol en farmacias

Una asociación civil cordobesa presentó un recurso de amparo para prohibir la comercialización. Por qué hay cruces sobre la medicación que interrumpe el embarazo.

Por Clarín

La Justicia hizo lugar parcialmente a una medida cautelar solicitada por dos asociaciones civiles contra la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) y suspendió la disposición que autorizaba a un laboratorio la venta de Misoprostol para la interrupción del embarazo.

La medida cautelar, presentada por la Asociación para la Promoción de Derechos Civiles y la Asociación Civil Portal de Belén ante la jueza Cecilia Gilardi de Negre, subrogante en el Juzgado Contencioso Administrativo Federal Nº 11, buscaba que se declare la "nulidad absoluta e insanable" por inconstitucional del "Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo", según lo establecido en el artículo 86 del Código Penal incisos 1º y 2º por violación al derecho a la vida.

Rodrigo Agrelo es el abogado de Asociación Civil Portal de Belén, que presentó el amparo. En comunicación con TN planteó: “El amparo lo presentamos porque el misoprostol vendido en farmacias es un medicamento de altísima peligrosidad para la mujer que hasta puede causar la muerte”.

El fundamento de esta asociación es que en el prospecto del Misoprostol se recomienda su utilización bajo supervisión médica. “Esto exige una alta vigilancia médica porque este medicamento normalmente se utiliza para inducir el parto cuando el niño tiene que nacer o porque ha muerto en el seno materno, se utiliza para la dilatación del útero”, argumentó Agrelo.

Esta organización cordobesa considera que, "los chicos están recibiendo como mensaje que el misoprostol es un caramelito que uno come y se acabó el asunto”.

El aborto es violencia contra la mujer, las secuelas psicológicas, espirituales y emocionales son para siempre y el aborto es evitable”, opinó Agrelo en TN.

A su vez, consideró que “la venta de misoprostol en farmacias es una forma indirecta de legalizar el aborto", que a su vez recordó que a nivel parlamentario no se logró una sanción en la Cámara de Senadores del Congreso de la Nación.

“Esto tiene que ser apelado por las partes, y va a ser el lunes 9, por lo que será el actual gobierno el que tenga que decidir si apela o no apela la medida cautelar porque tanto la Secretaría de Salud como la ANMAT pertenecen al gobierno, ahí vamos a ver la actitud y filosofía de la actual administración en un tema tan importante como es la defensa de la vida humana y del niño por nacer”, desafió Agrelo desde Córdoba.

Y concluyó: “Esto es un tema de defensa de las mujeres, porque de cada dos niños que son concebidos uno es mujer, si se elimina por vía medicamentosa la vida de una mujer estamos ejerciendo violencia contra la mujer, que es lo que queremos evitar todos”.

Por su parte Mariana Romero, investigadora CEDES-Conicet e integrante de la Red de Acceso al Aborto Seguro (Redaas), sostiene todo lo contrario a Agrelo: "Tenemos evidencia de que la transición de la interrupción del embarazo de formas más riesgosas a menos riesgosas -como el uso de misoprostol- ha disminuido las muertes maternas y las secuelas de abortos inseguros a nivel global”.

Lejos de lo que plantea la Asociación Civil Portal de Belén, Romero recuerda que "el misoprostol está incluido en la lista de medicamentos esenciales de la OMS", y que la lista "incluye los medicamentos más eficaces, seguros y costoeficaces para trastornos prioritarios”.

Y aportó que, “el uso del misoprostol para la interrupción del embarazo de forma ambulatoria en las primeras 12 semanas de gestación está avalado por la evidencia científica, recientemente publicada en ‘Tratamiento médico del aborto’ (OMS, 2019) y en distintos protocolos de asociaciones profesionales de nivel internacional”.

Respecto de la polémica alrededor de la venta farmacéutica de la pastilla, Romero insiste que “es bajo receta" y explica: "Esto implica que detrás de la prescripción hay un/a médica/o que evaluó a la mujer, prescribió el medicamento, informó sobre su uso y signos de alarma para la consulta”.

La investigadora CEDES-Conicet e integrante de la Red de Acceso al Aborto Seguro (Redaas) hizo referencia también al curso legal de esta medida cautelar: “Esperamos que quede sin efecto. Porque el mensaje genera gran incertidumbre a los equipos de salud y a las mujeres y crea barreras al acceso de prácticas seguras”.

De acuerdo a la disposición de la Secretaría de Salud, el Misoprostol presenta seguridad para uso ambulatorio con seguimiento médico sin riesgos para la gestante si se realiza durante el primer trimestre del embarazo; permite que la gestante con su médico habitual pueda decidir cómo y dónde llevar adelante la interrupción del embarazo de configurarse alguna de las causales de interrupción legal del embarazo (ILE) y no la obliga a concurrir al sistema público de salud; y que –por ello- es necesario la disponibilidad del medicamento en una dosis de 200 mg en las farmacias.

Ver enlace o fuente

    0
    Escribir un comentario:
    PUBLICAR COMENTARIO
    CANCELAR