21/06/2019

Mientras algunos estados tratan de prohibir el aborto, estos están expandiendo su acceso

Maine, Illinois y otros estados están eliminando restricciones mientras estados como Georgia y Alabama las suman.

Por Anna North para Vox

Cuando una ley sobre aborto llega a los titulares en el 2019, generalmente es por una prohibición. En los últimos meses, numerosos estados han aprobado duras restricciones al aborto, con algunos prohibiendo los procedimientos a partir de las 6 semanas o incluso antes.

Pero a principios de este mes, la gobernadora demócrata de Maine, Janet Mills, promulgó una ley que expande el derecho al acceso al aborto en el estado, al permitir que una enfermera y asistentes médicos, no solo doctores, que realicen el procedimiento. Mientras en otros estados, las clínicas están en riesgo de cierre, la ley de Maine incrementa el número de clínicas con permiso para realizar los procedimientos.

Tras esto, Mills promulgó una segunda ley que busca que los servicios de seguros tanto públicos como privados del estado cubran los abortos. Mientras tanto, la semana pasada, oficiales de Nueva York confirmaron que asignarán $250.000 dólares para pagar los procedimientos a pacientes de bajos ingresos económicos.

Estas medidas son parte de una tendencia más grande, mientras legisladores y activistas en estados demócratas apoyan las legislaciones que buscan eliminar las restricciones al aborto. Estas leyes todavía son superadas en número por aquellas que son anti-aborto, pero se están volviendo más y más comunes – alrededor de un cuarto de las medidas para expandir el acceso al aborto presentadas desde 2011 fueron aprobadas en las últimas tres semanas, según un análisis realizado por el sitio FiveThirtyEight.com.

En los últimos años, “los Estados no percibieron amenazas al derecho al aborto y por lo tanto no quisieron gastar capital político para aprobar estas leyes”, afirma Elizabeth Nash, gerente senior de asuntos estatales del Instituto Guttmacher, una organización sin fines de lucro enfocada en investigación sobre políticas de derechos sexuales y reproductivos.  Pero con Donald Trump en la Casa Blanca, el Juez Brett Kavanaugh en la Corte Suprema y la amenaza potencial a Roe v. Wade en el horizonte, eso está cambiando. Ahora, Estados como Maine, Illinois y Vermont están tomando medidas para apuntalar el acceso al aborto, con el entendimiento que la protección federal al procedimiento puede estás bajo amenaza.

 

Estos estados están expandiendo el acceso al aborto, mientras otros lo restringen

Mientras que prohibiciones casi totales al aborto, como esas de Georgia y Alabama, están capturando mucha atención, varios Estados se están moviendo en la dirección opuesta. Debajo, aquellos estados que aprobaron leyes para proteger o expandir el acceso al aborto en lo que va del año.

 

Maine

Mills, la primera gobernadora mujer, promulgó el 10 de Junio la ley LD 1261, que permite a enfermeras, asistentes médicos y otro personal médico entrenado, a realizar abortos. Anteriormente, solo médicos podían realizarlos en Maine.

De acuerdo al diario Portland Press-Herald, los oponentes a esta medida dijeron que se pone a las pacientes en riego. Pero las investigaciones demuestran que profesionales clínicos de práctica avanzada, una categoría que incluye asistentes médicos, enfermeras y parteras, brindan el mismo nivel de atención de aborto que los médicos, dijo Nash.

La medida podría incrementar el número de centros de salud donde se realizan AMEU, el tipo más común de procedimiento que se realizan en las clínicas, según el sitio ThinkProgress. La ley tendrá un gran impacto en las residentes de las zonas rurales de Maine, que viven lejos de hospitales, dijo Nash.

Días más tarde, Mills promulgó otra ley, una que exige que los planes de salud social tanto públicos como privados que cubren controles prenatales, también ofrezcan cobertura a procedimientos de aborto. Anteriormente, el programa médico del estado de Maine, MaineCare, solo cubría abortos en caso de violación, incesto o en caso de riesgo para la vida de la mujer.

Quienes se oponen a que los impuestos de los contribuyentes se utilicen para financiar abortos, criticaron el proyecto, según el medio Associated Press, pero los grupos a favor de los derechos reproductivos aplaudieron la medida, argumentando que ampliaría el acceso a la práctica para mujeres de bajos recursos.

 “Mientras estados como Alabama, Georgia y Missouri están en una carrera para prohibir el aborto y poner las medidas políticas por sobre el bienestar y las vidas de las mujeres y sus familias, Maine ha reconocido que a nadie le deberían negar la cobertura del aborto solo por no contar con los recursos económicos”, dijo Destiny Lopez, co-directora de All* Above All, un grupo de activistas por el financiamiento público para el aborto, en un comunicado que emitieron cuando fue firmada la ley.

 

Nueva York

El Acta de Salud Reproductiva de Nueva York, aprobada en enero, ha recibido mucha atención debido a que permite los abortos después de las 24 semanas si el feto no es viable o está en riesgo la salud de la mujer. Quienes se oponen catalogaron esta medida como una medida extremista por parte de los demócratas, pero quienes la apoyan sostienen que es necesaria debido a que leyes anteriores en el estado han forzaron a las pacientes a viajar a otros estados y pagar miles de dólares para poder acceder a un aborto cuando tenían alguna enfermedad o gestaban un feto que no podría sobrevivir luego del parto.

El Acta de Salud Reproductiva de Nueva York, como la ley de Maine, también permite que profesionales clínicos de práctica avanzada realicen los abortos. Aunque esta parte recibió menos atención, expertos en legislación sobre aborto aseguraron que esta medida afecta a más pacientes que aquella sobre abortos tardíos. “La mayoría de los abortos se realizan en las etapas tempranas del embarazo”, dijo Nash, “y si amplías el número de proveedores, eso tiene potencialmente un mayor impacto”.

De todas formas, ella afirma, “estas medidas van juntas para garantizarle a las mujeres el acceso”.

La Ciudad de Nueva York también dio unos cuantos pasos adelante para expandir el acceso al aborto al asignar $250.000 dólares al Fondo de Acceso al Aborto de Nueva York, el cual paga por los procedimientos de mujeres que no pueden costearlos por sus propios métodos. El dinero está destinado en parte para ayudar a mujeres que tuvieron que viajar de otros estados donde el procedimiento tiene más restricciones.

 

Illinois

El 12 de junio, el gobernador demócrata J.B. Pritzker promulgó el Acta de Salud Reproductiva, que transforma al cuidado de la salud reproductiva, incluyendo el aborto, la anticoncepción y los cuidados prenatales, como un derecho fundamental en el Estado, según Guttmacher. La ley garantiza el acceso al aborto hasta la viabilidad del feto (según los expertos es alrededor de las 24 semanas de gestación) y después si es necesario según un médico. El cambio asegura que el aborto permanezca legal en Illinois incluso si Roe v. Wade, que establece el derecho al aborto a nivel nacional desde 1973, es eliminado.

La ley también requiere que los seguros sociales tanto públicos como privados en el estado, ofrezcan la cobertura del aborto, y permite que enfermeras de prácticas avanzadas y asistentes médicos provean los procedimientos.

Grupos anti-aborto criticaron la nueva ley. “Mientras un número creciente de estados están trabajando en avanzar leyes populares pro-vida, Illinois está tratando de superar el extremismo del aborto de Nueva York - y los niños por nacer y sus madres pagarán el precio”, dijo al Chicago Sun-times Jill Stanek, la presidenta de la campaña nacional por la lista de Susan B. Anthony.

Pero doctores y activista por los derechos reproductivos apoyaron la legislación. “Esta legislación histórica significa que la salud de una individua, no la política, será lo principal para la toma de decisión”, dijo en un comunicado Erica Hinz, una gineco-obstetra de Illinois e integrante del grupo Physicians for Reproductive Health (Médicos por la Salud Reproductiva).

 

Vermont

El 10 de junio, el gobernador republicano Phil Scott, promulgó una ley que, como aquella de Illinois, convierte al aborto y otros cuidados de la salud reproductiva, como derechos fundamentales en el Estado. La ley de Vermont va más allá que la de Illinois ya que protege el derecho al aborto en todo el embarazo, incluso más allá de los momentos de viabilidad del feto, dijo Nash.   

 

Nevada

El Trust Nevada Women Act, promulgada por el gobernador demócrata Steve Sisolak en mayo, elimina un número de restricciones al aborto. Se deshace de la obligación de que los doctores adviertan a las pacientes de las “implicancias emocionales” del aborto, elimina las penalidades para las pacientes que se realicen sus propios abortos sin supervisión médica, y remueve el requerimiento de que los médicos pregunten sobre la edad y estado civil de la paciente antes de realizar el procedimiento.

“Con nuestros derechos reproductivos bajo constantes ataques al rededor del país, estamos orgullosos que los legisladores de Nevada hayan votado para asegurar que las mujeres de Nevada y sus familias tengan la posibilidad de tomar las mejores decisiones para su salud y bienestar”, dijo en un comunicado el mes pasado Caroline Mello Roberson, la directora estatal de NARAL Pro-Choice Nevada, quienes militan por la ley en el Estado.

Además de estas leyes, la legislación que expande o protege el derecho al aborto está bajo consideración o podría ser próxima a ser ley en Rhode Island, New Mexico, Washington y Oregon, aseguró Nash. “Podríamos tener un gran impulso en el 2020”.

Ver enlace o fuente

  • Mientras algunos estados tratan de prohibir el aborto, estos están expandiendo su acceso
0
Escribir un comentario:
PUBLICAR COMENTARIO
CANCELAR